8ª ESTACIÓN: JESÚS CONSUELA A LAS HIJAS DE JERUSALÉN

¡COMPARTE EN RRSS!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Te adoramos, Señor, y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.

Muchas veces, tendría yo que analizar la causa de mis lágrimas. Al menos, de mis pesares, de mis preocupaciones. Tal vez hay en ellos un fondo de orgullo, de amor propio mal entendido, de egoísmo, de envidia.

Debería llorar por mi falta de correspondencia a tus innumerables beneficios de cada día, que me manifiestan, Señor, cuánto me quieres.

Dame profunda gratitud y correspondencia a tu misericordia.

Señor, pequé, ten piedad y misericordia de mí

Fotografía: Julio Salcedo.

RELACIONADO