Los Tronos en la Cofradía de la Misericordia

Introducción

Que la imagen de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia viene recibiendo en Málaga continuado culto desde al menos el Siglo XVII, es algo conocido, y probado1. Tanto, como que se sabe que junto a las imágenes de la Virgen del Carmen, San José y Santa Teresa de Jesús, era –la del Nazareno con la cruz a cuestas y caído en tierra- una de las advocaciones más queridas y comunes en los conventos de la orden del Carmelo.

Trono de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia a la salida de la Iglesia del Carmen 1922.

Pero era un culto exclusivamente interno, tanto por parte de la comunidad de carmelitas descalzos instalada en el Convento de San Andrés (original propietaria de la Sagrada Imagen), como por parte de los feligreses y vecinos del barrio del Perchel. Durante ésta centuria no existen evidencias documentales ni bibliográficas de que se procesionara externamente en ninguna ocasión, aunque no es de descartar de que alguna se produjera. La exclaustración conventual de la primera mitad del S.XIX, significó el abandono del Convento de San Andrés por parte de la orden carmelitana; y con la pérdida de la propiedad de la imagen por ésta última, las primeras salidas en procesión.

Es a partir de 1.840, cuando se tienen las primeras noticias referente a salidas procesionales de la imagen del Nazareno caído. Éstas procesiones, tuvieron un carácter extraordinario y puntual, motivadas unas veces por la salida en procesión de la imagen titular de Ntra. Sra. Del Carmen, a la que acompañaban otras imágenes de la iglesia, y otras, con motivo de alguna rogativa o acción de gracias (como la procesión de imágenes organizada en el Perchel el 2 de Mayo de 1860 para pedir la finalización de la epidemia de cólera). Estas procesiones extraordinarias eran organizadas por las autoridades religiosas y municipales con la ayuda de los vecinos del barrio, que acompañaban a las distintas imágenes durante su recorrido.
El día 10 del mes de Abril de 1.864, un grupo de devotos percheleros deciden llevar a cabo, la fundación y constitución de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, en la denominada “Capilla de Torrijos” (actual Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, por aquel entonces propiedad del Ayuntamiento), con el fin de darle culto a la venerada imagen del Nazareno, de la que aparecen como depositarios, bien por haberle sido cedida por el Ayuntamiento ó –como coinciden en señalar la mayor parte de las fuentes históricas- por la adquisición de la misma por parte de la recién constituida Hermandad. El caso es que desde entonces, es cuando toma carácter definitivo el culto externo de la imagen.
Las dificultades políticas y sociales de la segunda mitad del Siglo XIX en Málaga y la proliferación de revoluciones, conflictos y levantamientos, junto a las dificultades económicas por las que atravesó la Hermandad, hicieron muy difícil darle continuidad al desfile procesional externo. La práctica desaparición de toda la documentación de la Cofradía en los desgraciados acontecimientos de Mayo de 1.931 y posteriores de 1.936, ha provocado durante largo tiempo un casi total desconocimiento de éste período.
Hasta ahora, la historia oficial de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, y otros investigadores, habían venido sosteniendo la creencia de que desde los años finales del siglo XIX, la vida de la corporación había dejado poco a poco de existir hasta su total desaparición, siendo reorganizada en 1.917. Pues bien, a la luz de los nuevos hallazgos documentales recientemente descubiertos, podemos decir sin temor a equivocarnos, que esto no es así.
La localización de documentos referentes a la intensa actividad de la cofradía como mutualidad de entierros a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XIX, y las comunicaciones de tomas de posesión de varias Juntas de Gobierno a la autoridad gubernativa, en éste siglo y muy a principios del siglo XX, nos demuestran sin lugar a dudas, que la actividad de la cofradía continuó durante todo éste período; si bien es cierto, que limitándose a mantener latente ésa actividad y el culto interno, quedándose la mayor parte de los años sin salir. No obstante, pese a las dificultades del período, poco a poco la cofradía logró reunir un apreciable patrimonio artístico, del que los Tronos son parte fundamental, y que se puso de manifiesto cuando se inició el procesionismo externo pues se contaba con todos –o casi todos– los requisitos para hacerlo muy dignamente, e incluso “llamando la atención” por su orden y la riqueza de su patrimonio.
Nada sabemos con seguridad acerca del trono o tronos utilizados para las procesiones del siglo XIX anteriores a 1865 y desde éste año a 1.894. Las crónicas y fuentes periodísticas son poco aclaratorias y nada dicen al respecto. Es posible que se utilizasen unas simples andas, o que por el contrario, se usara el célebre trono barroco de carrete que desde el siglo XVIII constituía su peana de Camarín, con ruedas o con varales para facilitar su transporte procesional. Si el usado fuese éste último, estaríamos ante el primer trono conocido de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia. Los últimos desfiles penitenciales del siglo XIX fueron los de 1886, 1887 y 1894. Ya no volvería a procesionar hasta 1918.
Desde principios del siglo XX, la Cofradía de la Misericordia ha tenido para el Cristo un total de cinco tronos en propiedad. Desde 1.918 a 1.931, se puede documentar la utilización de tres tronos: El neorrenacentista (de 1918-1922), la peana de camarín como trono de carrete (1923-1924), y el trono de Pío Mollar Franch (1925-31). En la postguerra, se usó el trono de Francisco Palma Burgos (de 1940 a 1965), y el último y actual de Cristóbal Velasco Cobos (de 1966 al 2.00….).
Para Nuestra Señora del Gran Poder, la Cofradía ha utilizado a lo largo del siglo XX, un total de otros cinco tronos en propiedad. Éstos fueron: Trono de los Hermanos Casasola (de 1918 a 1923), Trono de Pío Mollar (de 1925 a 1931), el trono de Adrián Risueño (en 1.940), el de José Castro García, Enrique Guerrero Utrera y Tomás Pontones (de 1941 a 1966), y el último y actual de Francisco Angulo Cervián (de 1966 al 2.00…).
A éstos, abría que añadirles la utilización de otros tronos en calidad de préstamo, por parte de alguna que otras hermandades malagueñas, como los tronos de José Benítez Oliver propiedad de la Cofradía de la Sangre, que usamos para nuestra Sagrada Titular en el desfile procesional de 1924, cuando estábamos a la espera de recibir el nuevo trono de Pío Mollar, y el trono provisional de flores de la Hermandad del Prendimiento, usado para la procesión del año 1951, en el que estábamos sin trono debido a la restauración que se llevaba a cabo en el nuestro de Castro, Utrera y Pontones, por los desperfectos ocurridos en la tormenta ocurrida durante las Misiones del año 1950, cuando partes del trono se usaron para montar el altar y monumento de la cofradía en la Calle López Pinto del barrio de “El Bulto”.
En los próximos boletines, iremos dando puntualmente cuenta de la historia y anécdotas de todos y cada uno de ellos. Comenzando en primer lugar, por el más antiguo de los usados por el “Chiquito”, seguido por el primero de Nuestra Señora del Gran Poder”, de manera alternativa, y ordenados cronológicamente.
Nuestra intención es dar a conocer algunos de los abundantes datos históricos de los tronos de nuestra hermandad que permanecen – en muchos casos – ignorados, o son desconocidos por la mayoría de los hermanos y devotos de nuestros Sagrados Titulares. Y hacerlo de manera amena y divertida, aunque con toda la rigurosidad científica y documental que se requiere cuando nos acercamos a la historia. En éste caso, a nuestra historia patrimonial.

Equipo de archiveros

Yolanda Moreno Flores
Juan M. García Hernández
Mª del Carmen Fernández Calderón
Antonio Gaitán ……………
Juan José Moreno Flores(Fotografías)
Y Manuel Molina Gálvez.

 

 

1 LLORDÉN, ANDRES. R.P., y SOUVIRÓN, SEBASTIÁN. “Hª Documental de las Cofradías y Hermandades de Pasión de la ciudad de Málaga”. Málaga, Ayuntamiento, 1969. Pag.346. Citando un documento testamentario. Archivo de Protocolos notariales. – Escribanía de Luis de Pizarro. Legajo correspondiente a 1759-60.

Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia. Stmo. Cristo de Ánimas y Ntra. Sra. del Gran Poder y San Juan de Dios.

© 2016 Cofradía de la Misericordia

Síguenos en las Redes Sociales