CRISTO NOS LLAMA

REFLEXIONES SEMANALES

Se sugiere la lectura pausada de los textos bíblicos que aparecen en la reflexión.

La llamada de Cristo es una luz para todos los hombres. La contemplación del Rey eterno es un punto de unión entre la consideración verdadera de nuestro estado de pecadores y la disponibilidad interior para seguir a Cristo en todas las circunstancias.

La llamada de Cristo inaugura un camino de luz, un camino de unidad entre la persona y su Creador y Salvador que se abre por la consideración de la grandeza de Aquel que llama y se concreta por la grandeza de nuestra libertad que puede ofrecerse plenamente y abandonarse a la voluntad divina.

En nuestra vida, antes de considerar cualquier proyecto personal hay que tomar la medida de la grandeza de Dios y de su designio de salvación, y antes de darnos a Dios en la oración, para unirnos más a Él, debemos intentar comprender y conocer a la persona de Cristo: su voz de _Buen Pastor _ y la puerta estrecha que Él representa por la radicalidad de su amor (Jn 10, 1-21). Tal es la gracia de nuestro bautismo.

*Dios da el primer paso* . Dios nos _precede_ siempre y en todo: en el amor, en la acción, en la palabra, en el deseo. El término _preceder_ es importante porque nos recuerda que Dios es eterno y para siempre: Él existe desde antes del tiempo. Él creó el tiempo. Él llama siempre y desde siempre, y porque nosotros no somos Dios estamos siempre frente a Aquel que nos _precede_ , Aquel que tiene un proyecto de amor, un plan para la humanidad, una misión para cada uno de nosotros. El cristiano es un hombre _llamado_ o convocado por el amor de Dios, invitado a colaborar en su obra de salvación con una vida que es dada y ofrecida, una vida que _responde_ a una llamada percibida con mayor o menor claridad en la Iglesia y en el mundo.

*Seguir a Cristo* no es algo puntual o superficial sino que lleva toda nuestra vida: *es para siempre e implica todo nuestro ser* .

Seguir a Cristo (Marcos 8, 34-35) es renunciar a sí mismo, a la plena autonomía, a la independencia. Nuestra libertad es llamada a _consentir libremente_ en esa donación total de nosotros mismos: a no pertenecerse ya a sí mismo.

¿Qué hace el _egocentrismo completo_ sino distanciarme de Jesús? ¿Qué hace el _egocentrismo parcial_ sino permanecer en el centro, viviendo los mandamientos, los sacramentos, una vida admirable… pero a partir de sí mismo?

Tratemos de llegar a la verdad de esta _llamada_ considerando de veras que *Jesús es el Señor*, el Mesías tan esperado. Él es _el camino, la verdad y la vida_, _el Buen Pastor_ que conoce a sus ovejas, las ama y da la vida por ellas.

Firmado: Un hermano

Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia. Stmo. Cristo de Ánimas y Ntra. Sra. del Gran Poder y San Juan de Dios.

© 2016 Cofradía de la Misericordia

Síguenos en las Redes Sociales