Historia de la Cofradía

Apuntes para la historia VI

La llegada a nuestra cofradía del joven y próspero industrial D. Francisco de Asís Cabrera y Anaya como Hermano Mayor a partir de 1916, supuso un impulso enorme a las dos corporaciones nazarenas de la Misericordia por un lado, y la de la Buena Muerte y Dolores por otro, dado que era hermano de ambas cofradías, y miembro de ambas Juntas de Gobierno[1]. Tenía al ser elegido Hermano Mayor 34 años[2]. Y no solo él, sino que no fueron pocos los hermanos de las dos cofradías que compartían –como él- responsabilidades en ambas juntas de gobierno, algo por aquel entonces, bastante habitual.

No es mucho lo que se conoce de D. Francisco de Asís Cabrera Anaya, ni disponemos hasta el momento de ninguna fotografía de él, pero sí sabemos lo suficiente como para catalogarlo -cuanto menos- como un curioso personaje. Se trataba de un reconocido industrial que tenía varios negocios. Uno de ellos era una funeraria, situada en la C/ Santa Lucía, nº 183. Muy posiblemente debido a este negocio, es por lo que aparece como propietario de un buen número de nichos en el Cementerio de San Miguel. Nichos para enterramiento que con posterioridad traspasaba o vendía[4]. Años después (en 1923), aparece -en el mismo local- como titular de un negocio de venta al contado y financiada, de cadenas de oro, pendientes, sortijas y objetos de regalo[5]. Entre sus actividades, económicas, consta también la de administrador de propiedades ajenas, apareciendo como apoderado en numerosos documentos de la época[6].

Al parecer, ya era cofrade con anterioridad, pues aunque aún no he podido constatarlo, tengo noticias de que a principios del siglo XX, había sido hermano -al menos- de la cofradía de Fusionadas de San Juan. Fue primero directivo (Albacea 2º, al menos desde 1916), y después Hermano Mayor de la Misericordia desde 1917 a 1928.

Al finalizar su mandato en la Misericordia, desaparece totalmente de ésta cofradía, para ser elegido -muy poco tiempo después- Hermano Mayor de la Hermandad de la Sagrada Cena Sacramental de Málaga, con sede canónica en el Santuario de la Victoria[7].

En cualquier caso, como queda dicho, su llegada a la Misericordia supone un verdadero revulsivo para una cofradía que hasta 1918 había llevado -desde 1896- una vida lánguida, exclusivamente dedicada a sus cultos internos, a las actividades de enterramiento tan propias de aquella época, y a poca cosa más. Otro tanto ocurría con la cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Buena Muerte y Nuestra Señora de los Dolores, con el agravante de que aún era más pequeña, y disponía de menos recursos sociales y económicos.

Él fue quien impulsó de manera extraordinaria el antiguo deseo de los hermanos, de volver a procesionar de nuevo por las calles. Y seguramente tuvo mucho que ver, en el proceso de “fusión” que vivieron las ya citadas cofradías de la “Misericordia” y “Buena Muerte y Dolores”, a partir de ese mismo año. Por aquel entonces, a pesar de que era de fundación más reciente (en 1864), la Misericordia tenía una mayor dimensión económica y social que la Buena Muerte y Dolores (fundada en el siglo XVIII en la iglesia parroquial de San Pedro), por ello no es de extrañar, que encabezara y liderara el proceso unificador, que acabó convirtiéndola en una sola cofradía denominada “Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, y Nuestra Señora de los Dolores”.

Yo personalmente, estoy convencido que más que una fusión “oficial” entre ambas corporaciones nazarenas, se trató más bien de una “fagocitación” o unión por intereses económicos y de índole práctica, dado que -como hemos visto- eran varias las personas las que ocupaban cargos en ambas cofradías. De hecho, cuando se funda la Agrupación de Cofradías de Málaga en el año 1921, Francisco de Asís Cabrera y Anaya aparece como uno de los firmantes del acta fundacional de la Agrupación como representante de la Cofradía de la Misericordia, como una cofradía de “dos tronos”. Una Agrupación de la que llegaría a ser elegido secretario, por mayoría, en sustitución del dimitido D. Rafael Mata, en junio de 1923[8]. Prueba de que las dos cofradías seguían siendo en parte autónomas, lo demuestra que en 1921, la Buena Muerte y Dolores solicitara por su cuenta una subvención al Ayuntamiento de Málaga para salir en procesión, cosa que no hizo la Misericordia[9].

Francisco de Asís cabrera, buscó los fondos económicos necesarios para adquirir en propiedad dos tronos procesionales para los titulares de ambas cofradías, así como el vestuario para los nazarenos, enseres, y demás complementos necesarios. Aunque los dos tronos eran de segunda mano, se encontraban en buen estado, y eran piezas muy dignas para aquellos durísimos comienzos[10].

Aquel hombre de negocios que había comenzado en su juventud como joyero engastador de piedras preciosas y falsas[11], puso en marcha un mecanismo -que ya fue imparable- entre los cofrades de la iglesia del Carmen. Nuestra historia debe de recordarle como el hombre que hizo posible el “resurgir procesionista” de nuestra cofradía por aquel entonces, un resurgir, que no ha dejado de crecer hasta nuestros días, salvo el paréntesis obligado de la Guerra Civil.

En una entrevista que el diario El regional del 21 de Marzo de 1918[12] le hace al Hermano Mayor de la Misericordia D. Francisco de Asís Cabrera y Anaya, reconoce que la cofradía tenía en aquellos momentos 175 hermanos que pagaban una cuota mensual de 1 peseta. El itinerario de su estación penitencial fue en ese año: C/ Ancha del Carmen – Pasillo de St. Domingo – Puente de Tetuán – Alameda (lateral izquierdo) – Acera de la Marina – Marqués de Larios – Plaza de la Constitución – C/ Granada – Plaza de la Merced – C/ Álamos – C/ Torrijos (actual Carreterías) – Pasillo de Sta. Isabel – Plaza de Arriola – Atarazanas – Alameda (lateral derecho) – Puente de Tetuán – Pasillo de Sto. Domingo y C/ Ancha del Carmen a su templo.

El orden procesional de la Cofradía de la Misericordia era el siguiente: Batidores de la Guardia Civil, Banda de Cornetas y Tambores, Guión de la Hermandad bajo mazas (talladas por el escultor Sr. Puertas), 100 nazarenos con túnicas de veludillo oscuro, 9 mayordomos fijos, 6 campanilleros, 2 mayordomos ambulantes (todos ellos con túnicas de veludillo oscuro, cíngulo de oro y escudos de plata con el busto del Sagrado Titular), trono de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, 20 penitentes con túnicas blancas, Cruz Parroquial y Banda de Música.

Sin que -de momento- conozcamos cuales fueron los motivos, la Misericordia procesionó el Viernes Santo en el año 1919. Las destrucciones documentales en mayo de 1931, nos han arrebatado la posibilidad de conocer cual fue la razón para dicho cambio de día, y si dicho cambio fue motivado por cuestiones climáticas, fue producto de necesidades organizativas internas, o por el contrario, una petición expresa de las autoridades religiosas. En la Semana Santa del año siguiente de 1920, la Misericordia volvió a procesionar el Jueves Santo, como era tradicional en ella.

Manuel Molina Gálvez
Archivero-Cronista.

1 En el Cabildo celebrado el 16 de Mayo de 1917 fue nombrado Hermano Mayor de la Misericordia , al tiempo que era albacea (desde el 18 de Junio de 1916)en la Cofradía de la Buena Muerte y Ntra. Sra. de los Dolores.
2 MATEO AVILÉS, Elías et al. 75 años de la Agrupación d e Cofradías 1921-1996. Málaga, Agrupación de Cofradías-Unicaja, 1997; p. 101. En la que se anota que en la fecha de la fundación de la Agrupación tenía 38 años. Eso no lleva a saber que había nacido en 1883, aunque lo más probable es que fuera malagueño.
3 SUPERVIELLE, José. Guía de Málaga y su Provincia: Indicador del Comercio y de la Industria para 1916-1917. Málaga. Tip. De José Supervielle, 1916. pag. 304
4 Con fecha 22 de Noviembre de 1918, la antigua Hermandad de la Epidemia, permutó 24 nichos de su propiedad, por otros propiedad de D. Francisco de Asís Cabrera y Anaya, según se cita en la WEB: http//mundopop.net/sanmiguel/panteonesinformacion.html, de la Asociación de Amigos del Cementerio de San Miguel
5 BENITEZ FERRETER, José. Guía de Málaga. Patrocinada por la Agrupación de comerciantes y la Federación Gremial malagueña. Málaga, Tipografía de Enrique Montes, 1923. Pag.182
6 Con fecha 11 de Enero de 1921, aparece como apoderado de Doña Manuel Gutiérrez Casini, en una compra por parte de esta señora, de 4 nichos en el Cementerio de San Miguel, que eran propiedad de D. Daniel Rubio Sánchez, y que habían pertenecido anteriormente en propiedad, a la Cofradía de la Buena Muerte y Ánimas del Carmen. En: http//mundopop.net/sanmiguel/panteonesinformacion.html.
7 Buscar datos en la Cofradía de la Cena.
8 Libro de Actas de la Agrupación de Cofradías de Málaga, folio 61.
9 75 Años de la Agrupación de Cofradías 1921-1996. Málaga, Agrupación de Cofradías, 1997. Pag. 57
10 El del Cristo se compró a la Cofradía de La Puente y la Paloma en 1918; y el de la Virgen (el conocido como Trono de las Estrellas), se adquirió a la Cofradía de la Esperanza en ese mismo año, para venderse varios años después (en 1924) a la Cofradía del Rescate.
11 Cuando tenía 22 años, aparece consignado como “Engastador de piedras falsas”, en la Guía Oficial de Málaga y su Provincia de E. López y Superviele (sic). Málaga, Tipografía de la Guía Oficial, 1905. Pag. 346
12 Diario El Regional. Jueves, 21 de Marzo de 1918. Archivo Díaz de Escovar-Fundación Unicaja.

Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia. Stmo. Cristo de Ánimas y Ntra. Sra. del Gran Poder y San Juan de Dios.

© 2016 Cofradía de la Misericordia

Síguenos en las Redes Sociales