EN EL RECUERDO DEL CL ANIVERSARIO

Terminadas ya las actividades programadas para la celebración de nuestro 150 Aniversario fundacional, me dirijo a vosotros, hermanos de la Misericordia, para expresaros mi más profundo agradecimiento. Creo que desde el más modesto de los que formamos esta gran familia, hasta los que ocupan los más altos puestos de responsabilidad, hemos dado la talla; y hemos conseguido sobradamente los 3 objetivos propuestos: “conocer” con más profundidad nuestro propio devenir histórico, darle “trascendencia” a la profunda devoción que sentimos por nuestros Sagrados Titulares y un mayor “nivel de conocimiento” de nuestra hermandad a todo el pueblo de Málaga. Vuestra masiva asistencia a los actos y cultos programados; vuestra implicación personal en la organización de los mismos; la cálida respuesta recibida de vosotros antes las dificultades surgidas; la emoción y el entusiasmo compartido por todos en todo momento; el legítimo orgullo sentido al comprobar el masivo apoyo recibido por nuestra ciudad; son solo algunas de las cosas que nos han hecho crecer en éste último año de manera extraordinaria como comunidad cofrade y eclesial.

Gracias a nuestro Obispado, por el apoyo recibido en toda circunstancia. Especialmente a nuestro Obispo D. Jesús Catalá, por haber autorizado tan importante acontecimiento para nosotros; a nuestro Vicario General de la Diócesis D. José Manuel Ferrary, por su constante asesoramiento en cuantas cuestiones le planteamos y su implicación personal en lo que le pedimos; o la comprensión y ayuda de nuestro Delegado Episcopal de Hermandades y Cofradías D. Antonio J. Coronado, cuyo despacho y exquisita atención han estado permanentemente abiertos a nuestras necesidades. De igual modo, debo expresar mi agradecimiento a la totalidad del Cabildo Catedralicio malagueño. De ellos, no hemos recibido más que comprensión y asistencia en cuantas gestiones tuvimos que tratar con ellos. Especialmente cuando les hicimos ver que el verdadero objetivo…, el culmen de nuestro aniversario, que justificaba la celebración del mismo, era la celebración de una Solemne Eucaristía en el primer templo de la diócesis y que fuera presidida por Nuestro Padre Jesús de la Misericordia. Si no se hubiese autorizado la celebración de dicha eucaristía, no hubiese habido procesión. Por eso, por activa y por pasiva, dejamos bien claro desde el principio que nosotros no pretendíamos una “salida extraordinaria” sin más, sino un traslado a la Santa Iglesia Catedral Basílica de Nuestra señora de la Encarnación, para la celebración de una Santa Misa.

Gracias a nuestro Alcalde D. Francisco de la Torre y al Ayuntamiento de Málaga, por toda la ayuda recibida y su constante presencia en los actos programados. La eficaz colaboración prestada por todas sus áreas y servicios y su espíritu de colaboración han sido magníficos y muy de agradecer, dado la enorme complejidad que tiene atravesar con una procesión una ciudad un día laborable. O la cesión de espacios escénicos como el teatro Cervantes, donde llevamos a cabo dos eventos tan significativos como el Concierto de la Orquesta Sinfónica Provincial y el Acto de Presentación del 150 aniversario de la primera salida procesional dirigido D. por Adolfo Arjona.

Gracias a la Excma. Diputación Provincial de Málaga, por su extraordinaria contribución a la magnificencia de nuestro aniversario. Su decisión de incorporarse al mismo, se tradujo en un fantástico y emocionante concierto de la Joven Orquesta Provincial de Málaga celebrado en nuestra sede canónica de la Parroquia del Carmen o la participación de la Sinfónica Provincial en el Cervantes. En los dos casos, contamos con la presencia del presidente del ente supramunicipal D. Elías Bendodo.

Gracias a la magnífica nómina de conferenciantes que han participado en el 150 Aniversario. Todos ellos, han contribuido de manera significativa a un mejor conocimiento de nuestra historia, de nuestro patrimonio y de las circunstancias e instituciones vinculadas que a lo largo de los siglos, han logrado crear esta magnífica realidad cofrade actual que es la Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia, Santísimo Cristo de Ánimas y Nuestra señora del Gran Poder y San Juan de Dios. Se han puesto en valor las históricas relaciones mantenidas con nuestro Ejército del Aire, la Cadena de Radio COPE  o el Real Cuerpo de Bomberos, con cuya Banda de Cornetas y Tambores tenemos tan especial relación.

Gracias a los reverendos Padres D. Federico Cortés, D. Antonio Coronado y a José Manuel Ferrary, por el brillante Triduo de preparación que celebramos en nuestra sede de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Todos ellos, fueron seleccionados y se les solicitó sus servicios por sus vinculaciones personales con nuestra cofradía; el primero de ellos, fue portador de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia; el segundo, fue de niño nazareno de la Misericordia; y el tercero…, por sus continuas muestras de cariño y apoyo que desde hace tiempo viene dispensado a nuestra corporación nazarena. En el primer día de triduo, se bendijo una nueva túnica bordada de camarín diseñada y realizada por el hermano Samuel de Cervantes y regalada a la imagen por un numeroso grupo de hermanos y camareras; el segundo día, el General de División del Ejército del Aire D. Ángel Moreno Josa le entregó a nuestro Titular su Bastón de Mando, en un acto cargado de emoción y tradición castrense. Y el tercer día, el Alcalde de Málaga en un solemne e íntimo acto, le ofreció e hizo entrega a nuestro Cristo de la Medalla de Oro de la Ciudad, que lo convierte en el primer nazareno de Málaga que ostenta la máxima distinción de la misma.

Gracias a todos los hermanos que participaron de manera directa en la estructura del cortejo procesional en nuestro traslado a la catedral desde los varales, las velas o portando insignias. Un sencillo cortejo que quisimos configurarlo con elementos que reflejaran –en la medida de lo posible- todo el discurrir histórico de nuestra cofradía en estos 150 años. Nunca quisimos repetir ni la estética, ni el recorrido, ni el cortejo de cada Jueves Santo. Apostamos por un cortejo sencillo en sus formas y en sus elementos esenciales, para que fuese nuestro Sagrado Titular el verdadero protagonista del mismo, sin más presidencia que la religiosa. Incluso los más altos representantes del Ejército del Aire y las mantillas, fueron ubicados tras nuestra venerada imagen, rindiéndole pleitesía y caminando tras Él. Fue una decisión muy comentada y alabada por muchísima gente que expectantes esperaban nuestra puesta en escena callejera. Estamos muy contentos con ello, sobre todo, porque puede marcar un antes y un después en la conformación futura de estos cortejos públicos de alabanza.

La Cruz-guía antigua diseñada por Virgilio Galán en los años 40 del siglo XX; el Guión corporativo; la adaptación y reducción del trono procesional para su ingreso en la Catedral; la Cruz Arbórea que se procesionara en los años 80 del pasado siglo; el estreno de dos nuevos cíngulos de oro y una nueva peluca de pelo natural donados por hermanos y estrenados en tan importante evento; la túnica de color morado de Nuestro Padre Jesús, que recordaba el color de la túnica que tuvo a lo largo de varios siglos; al itinerario seleccionado –el más corto posible-, se incorporaron entre otras las, C/ Sta. María, C/ S. Agustín,  C/ Granada, la Plaza de la Constitución, C/ Nueva y C/ Puerta del Mar, porque por todas esas calles se pasó en el primer desfile penitencial de nuestra historia realizado en el año 1865. Intentamos, y creo que lo conseguimos, unir lo antiguo con lo nuevo, en un discurso estético sencillo pero novedoso a un tiempo, que resumía muy bien los criterios empleados.

Unos criterios, que nos llevaron igualmente a tomar la decisión de subir a nuestro Sagrado Titular a su Camarín para el Triduo Extraordinario del 150 Aniversario. Una decisión que nos ha permitido recuperar una estampa de nuestro Nazareno tal como la tuvo durante más de 250 años de historia. Dicha disposición con el Nazareno centrado en su camarín alto y la Virgen en una disposición lateral en la capilla baja, se ajusta más a las disposiciones canónicas y colocan al Hijo en una ubicación vertical más alta que su Bendita Madre –y por ello, más adecuada- desde un punto de vista litúrgico.

Gracias también a tantos y tantos vecinos percheleros que nos siguieron y arroparon en todo momento. Y a los miles y miles de malagueños que llenaron las calles por las que discurrió nuestra procesión de alabanza en su ida y vuelta a la Catedral. Realmente fue emocionante ser testigos de la respuesta masiva que nuestra ciudad y muchísimos cofrades venidos expresamente de fuera, ofrecieron a nuestro Cristo. Memorable. Inolvidable. Emocionante. Gracias a todos.

Y he querido dejar para el final, un agradecimiento muy especial. Se trata de nuestro Padre Espiritual D. Amador Núñez Vecino y de toda la comunidad de Misioneros Claretianos que tenemos la dicha de tener en nuestra sede canónica. Sería imposible resumir todo lo que les debemos. Su presencia siempre constante, su permanente ayuda y consejo. Y la participación tan importante que han tenido en nuestro aniversario en todos los aspectos, especialmente en los planos formativo y espiritual.

Quedará grabado para siempre en los anales de nuestra historia y en nuestra memoria personal los momentos vividos y compartidos. Ha sido lo mejor de todo. Un nuevo sentimiento de orgullo y satisfacción surgido a raíz de los eventos desarrollados que nos hacen ser hoy, un poco mejores. Un poco mejor conocidos y respetados en el concierto cofradiero malagueño. Nos hemos mostrado públicamente tal como somos. Con nuestros defectos y virtudes, pero tal como  somos. Un pueblo cristiano que vive su fe con pasión y entusiasmo. Hoy, más nunca, me siento orgulloso de ser cristiano y cofrade de la Misericordia.

Que Nuestro Padre Jesús de la Misericordia y Nuestra Señora de los Dolores del Gran Poder os bendigan.

Gracias a todos

                                                                                                                Manuel Molina Gálvez

                                                                                                                Cronista

Real, Ilustre y Venerable Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Misericordia. Stmo. Cristo de Ánimas y Ntra. Sra. del Gran Poder y San Juan de Dios.

© 2016 Cofradía de la Misericordia

Síguenos en las Redes Sociales